Mi miedo a volar

Creo que no os he contado que me da miedo volar. Sí, tengo épocas en las que lo llevo mejor y otras en las que sueño que se estrellan aviones cada semana. Así soy. 

Lo peor es que casi siempre me toca volar sola (esa curiosa manía que tiene la vida de ponerte a prueba). Aún me acuerdo de un vuelo Bruselas-Varsovia en el que un hombre borracho quería abrir la puerta del avión porque las azafatas le decían que no podría fumar dentro (como lo leéis). Cuando aterrizamos en Polonia, estaba la policía esperándole en la pista y la gente gritando “welcome to Poland!”. Yo no daba crédito de la situación.

recetas-de-un-viajero-volar

La última vez que me enfrenté a ese pánico fue para venir a Perú. “Doce horas de avión yo sola”, creo que los días previos repetía eso cada vez que me preguntaban cuándo me iba. Lo de irme a un país a 10.000 km de mi casa, sin trabajo y con un chico con el que llevaba un mes, me parecía lo de menos. Pero eh, “doce horas de avión yo sola…”.

He de reconocer que no fue para tanto. Nunca lo es. Pero recuerdo maldecir a Air Europa cuando retrasaron el embarque por “problemas técnicos”. Bueno, a Air Europa, a mi vena aventurera, a Oswaldo, a toda la gastronomía y al amor, así en general. Pero aún así me subí al avión y apagué el móvil, no sin antes decirle a toda mi familia y amigos lo mucho que les quería, por si acaso…

recetas-de-un-viajero-volar-5

El caso es que a pesar de ese miedo, nunca he dejado de volar. Es más, llamadme masoquista, pero incluso me gusta la sensación. Ese sentimiento de aterrizar y decir: Lo he hecho, he superado mi miedo. Y creerme Superman, Spiderman, Batman y Capitan América a la vez.

A los que no tengáis miedo al avión, todo esto os parecerá una tontería, pero cada uno se enfrenta a su propio pánico. Ya sea en forma de avión, de un examen, de dejar ese trabajo que odias, de alcanzar una meta deportiva, de acabar con la persona que te hace daño, de independizarte… Cosas que para unos son insignificantes y, para otros, su lucha diaria.

recetas-de-un-viajero-volar-4

Lo más curioso de mi pánico es que cuando empecé a volar no sólo no me daba miedo, sino que lo disfrutaba. Me encantaba sentir cómo se encienden los motores en el despegue y el avión acelera hasta notar que estás en el aire. De hecho, la primera vez que volé, fue sin planearlo. Os contaría la historia, pero no creo que sea positivo, ya que ese día incumplimos varias leyes y tampoco es plan de que nos detengan ahora por delitos pasados…

Bueno, qué narices, hemos venido a jugar. 

Pongámonos en situación. Yo tenía 15 años y mi hermano Manu, 22. Era septiembre y él tenía reservado un viaje a Ibiza con su novia, pero en el último minuto a ella le surge un inconveniente y no puede ir. Total, que mi hermano decide ir solo porque no quiere perder el dinero. Y entra en juego mi madre, a la que las palabras MANU + SÓLO + IBIZA le sonaron a catástrofe asegurada. Y se le ocurre una idea: “Pues te llevas a la niña”. La niña vengo a ser yo (lo sigo siendo con 26 años), que estaba durmiendo plácidamente cuando me despierta mi madre con la pregunta del millón:

Carmen, ¿quieres ir a Ibiza?

Ni 1h después estábamos en el aeropuerto de Santiago (os podéis imaginar cuál fue la primera ley quebrantada), mi padre diciendo “es que son hermanos” y yo con el DNI de la novia de Manu que, por supuesto, tenía otros apellidos, pero es que además es rubia y con ojos azules. Pues aún así, volé Santiago-Madrid-Ibiza ida y vuelta con esa documentación (quebrantamiento de la ley número 2) y nadie dijo nada. Pero seguimos sin poder llevar champú en la maleta de mano.

Por supuesto cuando llegué a la isla no había una prenda de la maleta que combinase con otra. Pero recordaré ese viaje toda mi vida. Sobre todo cuando a mi hermano se le cayó una bandeja llena de comida y todos los lacasitos del McFlurry se esparcieron por el suelo de un McDonalds lleno de gente. Su cara de vergüenza fue tal que la camarera le regaló otros dos menús.

Después de ese viaje vinieron muchos más con él. Barcelona, Valencia, Madrid, Las Palmas… Un 3-0 del Barça de Ronaldinho en el Camp Nou, un 2-6 con Messi en el Bernabéu. Miles canciones en el coche sin dejar una entera, cientos de CDs y ninguno por encima del 2007. Varios días de playa, unos cuantos ríos de lágrimas y muchos trayectos cortos de conversaciones largas. Esos son mis viajes favoritos.

Ahora que lo pienso, puede que por eso no me diera miedo volar ese día, porque estaba con mi hermano. Y con él da igual lo alto o rápido que vaya, siempre me siento segura.

recetas-de-un-viajero-volar-1

A mi bro, que espero que un día él también pierda el miedo a volar conmigo, con nosotros.

Un beso,

Carmen

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sole dice:

    A Manu , creo que le encantará, viajar con su hermanita, puestos ya a ello, a mi también!!! Jajaja
    Lo del avión, la verdad, es que le es, un cúmulo de sensaciones, no soy especialmente miedosa, volar me gusta, pero no he viajado tantas horas como tú.
    Recuerdo, en un vuelo de Santiago- París, con mi padre, sentí una sensación en vuelo, esa, que eres consciente, de tener tus piernas en el aire. Mi padre no daba crédito: dejate de tonterías… Llamé s la azafata, me dio un vaso de agua y respirar hondo…fue poco tiempo…pero lo recuerdo .
    Carmen, mejor que vueles tantas veces , como sea necesario , al fin, será el recorrido de tú camino.

    Suertuda y buen vuelo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Manu dice:

    Una vez mas, imposible no tener una cara de tonto mientras leo este blog que alquilen debería censurar, y así evitar que junto a esta sonrisa de orgullo de hermano haya unos ojos llorosos ( o sudorosos, como le decía a Mamá de pequeño), por como te echo de menos y por como me tocas “la patata” cada vez que abres tu portátil con esa cabecita deseando escribir. Esa “patata” en la que te llevo todos los días, estés donde estés, porque no olvides….que vueles a donde, aunque no veas,…..yo siempre vuelo contigo….

    Le gusta a 1 persona

  3. Henar Termenon lopez dice:

    Por alusiones….aprovecho este el momento para desearte “los mejores vuelos de tu vida”. Seguro que los mejores aun estan por llegar. Como pasa el tiempo…. Un abrazo enorme para ti y para todos. Con una sonrisa!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s