De pintxos y trap

Sobre trap, pintxos, un restaurante 3 estrellas y la (no) depresión postvacacional.